En el encuentro que han mantenido hoy en Bilbo, Batasuna ha destacado su compromiso para “buscar un escenario democrático que satisfaga a todos los agentes políticos, sociales y sindicales de este país”. EA, por su parte, ha reivindicado una mesa de partidos “sin vetos”, con “igualdad de oportunidades para todos los proyectos políticos”.

Euskal Herria BILBO – La delegación de Batasuna la han conformado Arnaldo Otegi, Rufi Etxeberria y Olatz Dañobeitia, mientras que por EA han acudido la presidenta, Begoña Errazti; el secretario general, Unai Ziarreta; y el secretario de Administración y consejero de Justicia de Lakua Joseba Azkarraga.

Tras el encuentro, Arnaldo Otegi ha afirmado que “también la foto de hoy es importante”, porque la izquierda abertzale “siempre ha planteado que el marco geográfico de la solución y donde se tiene que desarrollar el proceso democrático es Euskal Herria”.

“Este -ha dicho- es un proceso democrático que se tiene que dar entre todas las fuerzas políticas, sociales y sindicales del conjunto de Euskal Herria, porque todas esas fuerzas somos necesarias para construir un acuerdo que satisfaga a todos en nuestro país”.

En ese sentido, ha precisado que “tanto EA como Batasuna somos fuerzas independentistas que planteamos como objetivo final la creación de un Estado independiente para Euskal Herria, pero que, en cualquier caso, estamos comprometidos a buscar un escenario democrático que satisfaga a todos los agentes políticos, sociales y sindicales de este país”.

Otegi ha explicado que Batasuna y EA coinciden en que “hay que ponerle bases sólidas al proceso de diálogo multilateral”, así como que ese proceso “se tiene que dar sin ningún tipo de exclusión territorial ni ideológica y que, por lo tanto, tiene que afectar al conjunto de nuestro país”.

Además, según el portavoz abertzale, ambas formaciones reivindican que “el objetivo fundamental de ese proceso es buscar y alcanzar un acuerdo político que dé satisfacción en términos democráticos y de consenso político al derecho a decidir y al derecho de autodeterminación del pueblo vasco”.

“En esa dirección nos hemos comprometido a trabajar para que ese proceso democrático se pueda poner en marcha y para que ese proceso democrático alcance sus objetivos de manera satisfactoria en el interés de la mayoría del pueblo vasco”, ha manifestado.

“Cambios sustanciales”

Por su parte, Begoña Errazti ha indicado que la reunión con Batasuna se enmarca en los contactos “habituales y continuados” que EA tiene con el resto de fuerzas políticas. En ese sentido, ha afirmado que “la situación del momento histórico de nuestro pueblo exige contactos y hablar mucho, como hasta ahora”.

Tras destacar el “esfuerzo” realizado “para posibilitar que nuestro pueblo esté en mejores condiciones que antes de marzo”, Errazti ha apuntado que, ahora, se está ante “otra nueva fase que en los próximos meses tiene que cristalizar en la mesa de partidos, sin exclusiones y que responda realmente a la igualdad de oportunidades de todos los proyectos políticos, también de aquellos que defienden el derecho nacional vasco que hasta ahora han sido cuestionados por los centralistas españoles”.

La presidenta de EA ha reivindicado para la mesa de partidos “igualdad sin exclusiones” y que “nadie pueda arrogarse el derecho y la patente de evitar el consenso y tomar decisiones previas”.

“Sin vetos, decidiendo en Euskal Herria y para Euskal Herria, igualdad de oportunidades fundamental desde nuestro punto de vista para todos los proyectos políticos, eso significa la igualdad”, ha subrayado.

En su opinión, lo que quiere la “mayoría” social vasca es “avanzar en torno a la práctica del derecho de autodeterminación y encaminar hacia el máximo el autogobierno, en ese objetivo finalista que, para EA, continúa siendo la independencia”.

Ha destacado que el momento actual “exige enormes esfuerzos, voluntad de resolución del conflicto político e ir al meollo de la cuestión y, precisamente, esa voluntad es la que mostramos ante la sociedad vasca y también pedimos al resto de las fuerzas políticas, convencidos de que la voluntad de la solución del conflicto vasco es lo único que nos va a llevar realmente a la paz y a la normalización política para el pueblo vasco”.

A su juicio, el pueblo vasco está “ante una oportunidad histórica clarísima” y “merece cambios sustanciales”.